logo_pt

Todo lo bueno acaba en bar

Nos encanta jugar con los nombres de las marcas y, en este caso, fue genial descubrir que Ámbar contenía en su propio nombre todo un territorio estratégico que encajaba a la perfección con nuestra visión para ella. Las cerveceras, durante años, han hablado mucho de calidad y han dejado de lado su terreno de juego natural. En el bar es donde todo lo bueno sucede: la diversión, el buen rollo, las ganas de celebrarlo todo, … Y nada de eso es incompatible con que una cerveza sea realmente buena. Lo mejor de “Todo lo bueno acaba en bar” es que te habla de la calidad del producto, pero al mismo tiempo te lleva a la celebración, a amigos que se reúnen a echar unas risas y a disfrutar de la vida en el mejor lugar en el que eso se puede hacer: los bares.

Cliente:  Ambar
Todo lo bueno acaba en bar - Pingüino Torreblanca